ALBERTO ARVELO TORREALBA FLORENTINO Y EL DIABLO PDF

, Spanish, Book, Illustrated edition: Florentino y el Diablo / Alberto Arvelo Torrealba. Cantata criolla / Antonio Estévez. Notas, biografías y vocabulario / José. , English, Spanish, Book edition: Florentino and the devil = Florentino y el diablo / Alberto Arvelo Torrealba ; translated by Timothy Adès with Gloria. Alberto Arvelo Torrealba. Ediciones Globalcorp, – 94 Florentino y el Diablo: las tres versiones completas de y · Alberto Arvelo Torrealba.

Author: Zulukora Kajit
Country: Belize
Language: English (Spanish)
Genre: Photos
Published (Last): 16 May 2004
Pages: 301
PDF File Size: 12.28 Mb
ePub File Size: 3.85 Mb
ISBN: 339-5-79020-604-4
Downloads: 23830
Price: Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader: Grorr

A nadie le ando escondiendo mi estatuto personal: Mi rumbo no me lo cambian presagios de mercader. Ni chanzas dicen arveloo, ni serenidad son desdenes. No le envidio al espinito las galas de que alardea: El que lleva contrabando no pisa mis almacenes.

Eo El suspiro de tal vez. Florentino No quieren y siempre van. Le prevengo que la quinta Lleva veneno en la punta: El arte es hasta en el cielo disciplina sin relajo: Le sobra con esperarme Si me quiere conocer. Coplero que canta y toca justa ventaja retiene: La cuatro cuerdas del cuatro en pecho de quien las pulsa: Yo le confirmo lo fallo Y lo afirme se lo apelo.

El Diablo Al diablo pasar trabajo. El Diablo Y el arpa que bordonea.

Rozador de la amargura talo el fondo de mi ser. El Diablo El que va alante voltea.

El alba bebiendo en el paso real! Florentino La voz cuando se condene. El Diablo Espino al que me menea. El Diablo No importa si lo patea.

  KAISERWALZER NOTEN PDF

Arte sin pueblo se esfuma Como el humo de los trenes: Florentino Pa que en lo oscuro me vea. Florentinoo Diablo Donde fue la matadura. El Diablo Para poderla beber. El Diablo Tu rosa sin marchitez le encarna en color ni espina quien la pinta sin pincel. Yo en refriegas no torturo, pero tampoco agasajo: Puntero en la soledad que enlutan llamas de ayer, macolla de tierra errante le nace bajo el albertl.

Florentino Torcida en los terraplenes, orillas de verde Arauca llamaradas se detiene y espantados de lejura relinchan los palafrenes.

Florentino y el Diablo – Alberto Arvelo Torrealba – Google Books

Florentino Sin vacada ni corcel. Florentino Es quien torrealha viene a buscar. Lo malo no es el lanzazo, sino quien no lo retruca. Florentino Me lo chupo gajo a gajo.

Florentino Sonoros cuando los cruzan. Una con mi alma en lo sola, una con Dios en la fe; sobre tu pecho desnudo yo me paro a responder: Coplero que canta y toca. El Diablo El que no bebe agua nunca.

El coplero solitario vive su grave altivez de ir caminando el erial como quien pisa vergel.

Leyendas llaneras

Gallero que entiende su arte amolando se recrea: Desde cuando yo volaba paraparas del rayuelo vide con la noche oscura la Cruz de Mayo en el cielo. Reniego de esos alardes que no me importa saber.

Florentino Cuando el gallo menudea la garganta se me afina y el juicio se me clarea como el agua manadora que alumbrando gorgotea. Una cosa piensa el burro y otra el que no se apea. Florentino Bejuco le para el pelo. Veremos si no le falla albertl voz cuando se condene. El Diablo Mejor si agarra en la pluma. El Diablo La Cruz de Mayo en el cielo.

  GUIA DE ESTUDIO UNAM CONAMAT PDF

Cuando canto con un hombre con el grito lo encorajo, con la audacia lo sacudo, con el numen lo aventajo; lo venzo y no lo abochorno, lo castigo y no lo ultrajo Florentino Lo castigo y no lo ultrajo.

Sobre los suelos errantes, bajo la sed de las dunas, por la ribera del mar y en la mar de las llanuras cuando se quema hasta el aire y se tuesta la laguna tiene que beber arena el que no bebe agua nunca.

El Diablo Si me encuentra el que me busca el susto lo descarrea. El Diablo Canta cuando le conviene.

Leyenda de Florentino y El Diablo – – un solo llano

La eternidad es de todos como el odiar y el querer, tan sombra como la vida, tan dolor como el laurel. Florentino El que ya no puede hablar. Le dijo la negra Clara A la catira Matea: